Tengo miedo a que el tiempo pase demasiado rápido,

a que un ser invisible acelere las agujas del reloj

y los granos de arena del frasco de las horas caigan sin parar,

a un ritmo desenfrenado,

sin posibilidad de refugiarme en dunas deshechas

a orillas de la playa.

 

Tengo miedo a perderme en el laberinto de los días

y cuando regrese al punto de partida ser demasiado tarde

para saborear a tu lado el poco tiempo que quede

antes de que uno de nosotros se esfume,

como si nunca hubiésemos existo

y como refugio tan solo quedase tu recuerdo,

en la memoria de ese eterno tiempo

que tardé en encontrarte,

para un día tener que despedirme.

 

Tengo miedo a que no haya suficientes

páginas en nuestro calendario

para que consiga grabar en cada poro de tu piel

lo intensa y profundamente que te quiero.

No quiero que el tiempo gane la batalla al amor,

por eso desearía esculpir con palabras

todo lo que he sentido y continúo sintiendo.

Porque se congele o avance el tiempo,

te seguiré queriendo.

Anuncios