Escombros que se precipitan

en el agujero de mis profundidades más oscouras,

rellenando de color gris ese vacío interno.

 

Una cascada de polvo me ahoga

en el silencio de la tumba que cavo

para cada uno de mis pensamientos.

Hace mucho tiempo firmaron su condena.

 

Culpables de esa destrucción desoladora,

sin posibilidad de arreglo…

 

… en esta demolición inminente.

 

 

 

 

Anuncios