El día que seamos capaces de mirarnos fijamente al espejo,

el día que no tengamos miedo a nuestro propio reflejo,

ese día dejaremos de sentirnos solos.

 

Sentirse solo es el mayor de los tormentos del ser humano,

estar solo, no debería serlo.

 

Anuncios