IMG-20160408-WA0030

Si algún día vuelvo,

seguramente me pierda en tus calles,

tu mapa estará demasiado cambiado.

hay trazos que el tiempo ha borrado,

líneas de metro que la lluvia ha difuminado

y cada marcha,

cada haz de luz apagado

con la ausencia de luceros que ya no existen,

que brillan tras los muros de fronteras extranjeras.

 

Si algún día vuelvo,

seguramente los atardeceres del Sena

no tengan ese color de champán rosado,

ni sonará de fondo la guitarra

de aquel piso de Montmartre.

Nuestros nombres,

también habrán desaparecido

y el cristal del puente de los candados

lo habrán cambiado,

o estará cubierto de graffitis

que ignoran los hilos tejidos en Bastille.

La caligrafía de la artista alicantina

que con su pluma inmortalizó nuestras iniciales

solo perdura en el recuerdo,

como los paseos de fin de semana

o las tazas de chocolate humeante de domingo.

El Sully habrá cambiado de traje

y las mejillas de los edificios de Rivoli

no lucirán el mismo colorete,

pues demasiadas miradas ajenas a nosotros

se habrán encargado de cambiarle el maquillaje.

 

Si algún día vuelvo,

me enfrentaré a las teorías impresionistas,

de cuadros cambiantes

por el efecto de la luz en el color del paisaje.

Ni la pincelada sobre el óleo

será la misma,

son tantos los pintores ausentes…

La paleta también habrá cambiado…

El París de las luces

estará cubierto por una fina capa de hollín,

fruto de la nube de humo

que ahora llena el vacío

de los que tuvieron que partir.

 

Siempre nos quedará París,

si algún día vuelvo.

Un París en el que el verano será invierno.

Anuncios