ana11

Soy de las que aparecen

y a las que hacen desaparecer,

de las que se paran a oler una rosa en el parque

y ve cómo se marchita en sus manos

porque un jardinero ya la había cortado,

muerta cuando la creía viva,

como mi propia esencia,

de la que solo queda la fragancia,

el olor de su sombra borrada.

Aparezco para desaparecer,

tal vez mi luz sea demasiado intensa

y no soporten enfrentarse a mi mirada,

o puede que mis ojos hayan perdido todo brillo

y solo ellos se den cuenta,

pero callan

y en lugar de hablar,

se marchan.

Aparezco para desaparecer

en trozos de papel mojado

que nunca llegarán a ser historia,

porque desde el principio no había novela,

tan solo título

para dar nombre a  la nada,

al vacío.

Y desaparezco,

aunque quisiese (re)aparecer.

Viva pero muerta,

sin prólogo ni epílogo,

tan solo un capítulo perdido

en su (des)contexto.

Toca partir.

Anuncios