Etiquetas

, , , ,

Proponemos seguir la iniciativa surgida desde 2004 de la sociedad civil palestina de aplicar al estado de Israel una campaña de boicot, sanciones y desinversión (BDS por sus siglas en inglés). No estamos contra los judíos ni contra los ciudadanos del estado de Israel, pues entre ellos hay quienes luchan por las mismas metas. Nuestro objetivo es derribar esa ideología sionista que mantiene a un pueblo prisionero en su tierra mientras la explota en su propio beneficio, al tiempo que ese pueblo permanece sojuzgado, sin derecho al agua, a la tierra ni a un destino propio como personas y como pueblo. Los objetivos del boicot son que Israel se retire de todos los territorios ocupados en 1967, incluido Jerusalén Este, que desmantele todos sus asentamientos establecidos en esos territorios, que obedezca las resoluciones de Naciones Unidas relativas a la restitución de derechos de los refugiados palestinos y que acabe con su sistema de apartheid.

Creemos en el boicot como herramienta de acción política que puede aglutinar a personas muy diversas, pero interesadas más en lo que las une que en lo que las separa. Para nosotros, esta campaña es el mejor camino para destrabar la actual situación de genocidio e ignominia. Además, dado que el “problema palestino” es una consecuencia de las acciones de las potencias occidentales, todas y todos debemos colaborar para que se llegue a una solución justa y humana. Queremos que en este boicot participe el mayor número de personas posibles, pues en eso radica la fuerza de esta arma no-violenta @BDS País Valencià


 

Este mundo no dejará de sorprenderme -tanto positiva como negativamente- pero esta vez, por desgracia, ha sido de manera negativa. No pude salir de mi asombro al enterarme de que en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia se suspendió una conferencia organizada por BDS País Valencià por ser acusados de apoyar el terrorismo y el antisemitismo. Cuánto daño hace la ceguera de la triste ignorancia, esa lacra mundial, peste que forma parte ya del sistema inmunológico de muchas personas del país en el que vivimos.

¿Acaso es enaltecimiento del terrorismo la defensa del fin del apartheid en Palestina eligiendo como camino la paz? La llamada al boicot internacional de Israel es una acción pacífica, tal y como aparece en los estatutos de cualquier sección local o regional de BDS del planeta. Terrorismo es utilizar la política del miedo, ejercer control y opresión sobre un pueblo que vive entre las paredes de un muro de hormigón custodiado por checkpoints de tecnología punta ante cuyas puertas hay soldados armados gracias al financiamento de esa gran potencia yanki hermanada con el país de Netanyahu. Defender la igualdad, la dignidad y la libertad de un pueblo es humanidad, no terrorismo.

¿Acaso defender al pueblo palestino convierte a alguien en partidario del antisemitismo? Aquí entra en juego un error de concepto bastante importante, pues se confunden antisionismo y antisemitismo, dos realidades completamente diferentes. Un activista propalestino no siento ningún tipo de odio visceral hacia los judíos, pero sí lucha contra el discurso sionista de judíos y no judíos. No todos los judíos son sionistas y no todos los sionistas son judíos. El BDS País Valencià no se posiciona en contra del judaísmo y desde luego no proclama la erradicación de dicho pueblo ni difunde ningún tipo de discurso antisemita.

Sí lucha contra los daños que el sionismo provoca en los Territorios Ocupados y la Franja de Gaza. Sionismo como ideología que defiende el derecho histórico de Israel como Tierra Prometida que pertenece a los judíos, supuestamente herederos directos de las tierras bíblicas de Abraham. Un pensamiento basado en un dogma religioso, en un documento de hace miles de años que no tiene valor legal alguno pero que para sionistas como Netayahu es razón de peso como para continuar bombardeando a los palestinos y palestinas con el objetivo de proteger y preservar esa tierra milenaria.

Qué contradictoria es nuestra sociedad… Se ha señalado con el dedo a una organización internacional que tiene la paz como medio y como fin pero no se han condenado las palabras que han difamado sobre la vinculación irreal del BDS País Valencià con el radicalismo isámico y el terrorismo. Se ha aplicado la ley de la censura, del silencio, para callar a aquellas personas que día a día luchan por la libertad de un pueblo que vive bajo un régimen de apartheid que otras personas intentan negar. Se ha castigado al BDS de manera totalmente injusticia e ilógica, pero sin embargo no se han tomado medidas con respecto a las mentiras y ataques que ciertas personas lanzaron hacia la organización.

Esa gente, la que se dedica a pisotear el digno trabajo de los que sí luchan por una causa justa habrán conseguido suspender la conferencia, pero no conseguirán callar las voces que entonan el mismo grito de libertad que los palestinos que día a día reivindican sus derechos ya no como palestinos, sino como personas, como seres humanos que merecen ser tratados como tal.

Mi solidaridad con BDS País Valencià, mi solidaridad con el pueblo palestino.

 

 

 

 

Anuncios