“Terrorismo es la ocupación” 


Desde el comienzo de la ocupación israelí en 1967, han sido detenidos más de 850 ooo ciudadanos palestinos. Entre ellos, 15 000 mujeres y decenas de miles de niños.

Las mujeres sufren desde su detención, soportando todo tipo de violencia verbal y física. Esta situación se repite en los interrogatorios, durante los cuales no se les deja ni comer ni dormir durante largos períodos de tiempo Además de que no se tienen en cuenta sus necesidades especiales como mujeres.

En alguno de los interrogatorios sin obligadas a desnudarse delante de los soldados y se abusa de ellas, una táctica del servicio de seguridad israelí para obtener información y ejercer control sobre ellas a base de torturarlas psicológica y físicamente. Les llegan a tapar la cabeza con bolsas, las atan y las obligan a pasar largas horas sentadas sin poder moverse o a permanecer en pie.

El sufrimiento dura después del interrogatorio, cuando la mujer ya se encuentra en la celda:

  • Se las molesta de noche para alterar su calidad de sueño
  • Se les da comida en mal estado
  • La comida es escasa
  • Hay moscas y otros bichos en los alimentos
  • Los ratones en las celdas son algo completamente habitual
  • Se las priva de medicación en caso de requerirla
  • No tienen mantas
  • Se las priva de luz (las ventanas son demasiado pequeñas)

Su dignidad se ve completamente atacada, algo que no solo resulta duro para las presas sino también para los familiares, que tienen que esperar durante meses o incluso años para que sus permisos de visita sean aceptados.

Mujeres y hombres están completamente desprotegidos en una tierra en la que la violencia está a la orden del día y cualquier motivo puede convertirse en la excusa perfecta para proceder a un arresto o a un asesinato a sangre fría en la calle:

Hebrón, 22 de septiembre de 2015

Una adolescente palestina de 18 años, identificada como Hadeek al-Haslamonfue asesinada por un soldado israelí por al parecer haberlo amenazado con un cuchillo en un checkpoint de la ciudad. Las fotografías que salieron a la luz posteriormente demostraron que la joven no portaba ningún tipo de arma y en ningún momento había increpado al soldado. La versión final: Hadeek al-Haslamon fue asesinada por haberse negado a quitarse el velo. La joven murió por heridas de bala en el hospital al que fue trasladada.

La organización por los derechos humanos Amnistía Internacional dictaminó que se había tratado de una “ejecución extrajudicial”.

Mujer palestina1

Imagen tomada en el momento antes de que la joven palestina fuese disparada por un soldado israelí en un control en la ciudad de Hebrón (Cisjordania)

 

¿Cuándo esperan intervenir los gobiernos internacionales?

Anuncios