Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , ,

“Y aunque sé cuán lejos estamos nosotros
Nos hace pensar que deberíamos pedir deseos
A la misma estrella brillante
Y cuando la noche comience a cantar
Un arrullo solitario
Nos hará pensar que estamos durmiendo bajo el
Mismo extenso cielo

En algún lugar allá afuera
Si el amor puede encontrarnos,
Entonces estaremos juntos
En algún lugar allá afuera,
Donde los sueños se hacen realidad”

James Horner


Si digo Kate Winslet o Leonardo Dicaprio probablemente nadie se quedará indiferente. Lo más probable es que al mencionarlos en pareja muchas personas evoquen alguna de las escenas de una película que hizo historia. La competición de escupitajos entre una joven de nombre Rose y un chico llamado Jack; la fiesta de los que viajaban en tercera clase; esa mano en el cristal empañado de placer y sueños consumados… También resultará más que familiar el de Celine Dion, nombre con identidad propia que revive las notas de una canción que sonaba de fondo mientras el cabello pelirrojo de una joven Kate ondeaba con el viento y Dicaprio la agarraba por detrás en una oda a la libertad y al amor rebelde.

Titanic, obra maestra de James Cameron, culmen del romance en los años 90 que se convirtió en una especie de máquina del tiempo transoceánica. Un cóctel de emociones que en muchas escenas acaban siendo enjugadas en pañuelos de papel. De esas películas que dejan huella y el sabor salado de las lágrimas en la comisura del labio en el caso de los más sensibles. Una historia convertida en leyenda en la gran pantalla, la de una chica rica enamorada de un chico que se coló en uno de los mayores barcos jamás construidos en la historia, deseando descubrir Nuevo Mundo. Un barco de nuevos ricos y aristocracia europea que duerme bajo las profundidades del mar y sin embargo cobró vida hace veinte años.

Creemos conocer todos los secretos del transoceánico de pincelada de Cameron, pero hay secretos que parecen haber permanecido ocultos o quizás solo conozcan unos pocos. Hemos oído hablar de la banda de música que siguió tocando mientras el barco se hundía con un capitán que no quiso abandonar su puesto y murió desempeñando su trabajo, pero tal vez no nos sea tan familiar el nombre del creador de la música que con sus notas aportó luz a los grandiosos pasillos y camarotes, a la sala de baile o al restaurante decorado con el toque ostentoso de la época.

Hablo de James Horner, compositor de una de las bandas sonoras que por lo menos en mi caso, más me han marcado. “My Heart Will Go On” es de esas canciones inmortales, de esas piezas con energía propia, capaz de transmitir una oleada de sentimientos, como si recrease la brisa marina atlántica y el latido del corazón enamorado. Vida, pasión, fuerza y esa voz celestial de una canadiense que enamora.

Nos dejó un grande, padre también de bandas sonoras como la de El niño con el pijama de rayas, El Grinch o Jumanji. Fue nominado a los Premios Óscar en diez ocasiones, dos de ellas en el apartado de Mejor Canción con My Heart Will Go On y ocho en el apartado de Mejor Banda Sonora con: Aliens, el regreso (1986), Campos de sueños (1989), Braveheart (1995), Apolo 13 (1995), Titanic (1997), A Beautiful Mind (2001), Casa de arena y niebla (2003) y Avatar (2009). En 1995 fue ganador de dos estatuillas a mejor canción y mejor banda sonora gracias a Titanic.

Pero Horner probablemente no habría querido ser recordado por un listado de nominaciones y de premios alcanzados, sino por una música a la que debemos seguir dando vida y cuidar con el mismo mimo con el que escribía en sus cuadernos. Es por ello que hoy más que nunca debemos devolver la voz a un hombre que hablaba en clave de sol y daba magia a silencios y corcheas donde los sueños se hacen realidad.

“El humor de la película dicta un cierto sonido en mi cabeza y eso es lo que intento conectar con el derecho de distancia, mucho antes de que esté escribiendo melodías ni nada de eso. Estoy tratando de encontrar una banda sonora para la película que dice lo que quiero decir musicalmente” James Horner


AvatarClimbing Up Iknimaya – The Path to Heaven


A Beautiful Mind: Cracking The Russian Codes


Titanic: A Life So Changed


Apollo 13: All Systems Go / The Launch

Anuncios