Etiquetas

, , , ,

pezon2

“¿Cuánto tardaría Facebook en censurar una foto con unos pezones de mujer?” fue la pregunta que se hizo la joven que en su piel dibujó las letras de un “Libera el pezón” con pintura verde, para dar visiblización en su cuenta de Facebook a la campaña Free The Nipple (en español Libera el pezón) que ya cumple uun año.

En un principio esta joven no sabía si hacía lo correcto, si publicar las dos fotos desnuda sería una buena idea no por cuestión de vergüenza, sino por el miedo a lo que podría pasar. Desde mi punto de vista tomó la decisión adecuada: ser libre. Considero que publicando dos fotos con los pechos al aire no está atacando ni ofendiendo a nadie y tampoco está sobrepasando los límites de su libertad, simplemente estaba siendo ella, en todo su esplendor, en toda su naturalidad, una mujer bella y hermosa con dos pezones como los de cualquier otra mujer u hombre. Porque sí, parecemos olvidar que ellos también tienen pezones.

¿Por qué un hombre tiene derecho a ir con el torso al aire en público y una mujer se tiene que avergonzar de su propio cuerpo, como si la anatomía femenina estuviese condenada a ser un tabú? Vemos hombres sin camiseta ya no solo en la playa, sino en otros lugares públicos, ¿o acaso no nos hemos topado con algún trabajador que a mitad de jornada decide quitarse la camiseta para sobrellevar mejor las altas temperaturas en los meses de verano? Por no hablar de los más jóvenes que van sin camiseta por la calle – en las ciudades en las que la legislación lo permite- o en algunos parques.

No he visto que nadie se escandalizase al ver a un hombre desnudo de cintura para arriba pero sí he leído noticias con respecto a las mujeres que dan el pecho a la vista de los demás y son acusadas de exhibicionistas cuando en realidad lo único que están haciendo es amamantar a su hijo o a su hija. Me parece un acto de lo más humano en varios sentidos. Para empezar la madre ha optado por la lactancia materna, lo que supone todo tipo de ventajas para el sistema inmunológico del bebé y además ha optado por hacerlo tanto fuera como dentro de casa. ¿Por qué dejar de hacer vida social por darle el pecho a un bebé o por qué dejar de dar el pecho al bebé por hacer vida social? Desde luego no me asustaría ver a una mujer sentada en el parque con su bebé en brazos y uno de sus pechos al aire. Sería una estampa completamente natural y es más, incluso me emocionaría. ¿Por qué censurar algo que forma parte de la naturaleza del ser humano y de la maternidad? Está claro que un pezón supera con creces a cualquier tetina del mejor de los biberones. ¿Por qué censurar entonces el cuerpo femenino?

Que una mujer vaya en topless por la playa tampoco está socialmente aceptado por ciertos sectores de la población. Considero que si una mujer decide no llevar bikini es por el mero hecho de que es libre y por tanto tiene poder de decisión sobre su cuerpo. No me parece ofensivo que una mujer se decante por la no-marca bikini al final del verano y se pase las tardes tomando el sol en la playa sin nada que tape sus pechos. Al fin y al cabo la única diferencia entre el cuerpo de los hombres -que sí pueden ir con el pecho al descubierto- y las mujeres es el hecho de que las mujeres tienen dos portuberencias -de mayor o menor tamaño.

El hecho de que una mujer de el pecho a su hijo en el metro, en la terraza de un bar o a la sombra de un árbol en un parque no implica que quiera estar llamando la atención de ninguna persona, de igual modo que tampoco podemos afirmar que aquellas mujeres que hagan topless tengan segundas intenciones y busquen provocar. No es cuestión de “exhibicionismo” como algunas personas pretenden hacer creer, se trata -e insisto en este aspecto- de una cuestión de libertad.

Volviendo a la pregunta inicial, ¿por qué Facebook debería censurar una foto con unos pezones de mujer? ¿Por qué criminalizar las fotografías de aquellas mujeres que se muestran tal y como son, como mujeres con dos pechos con dos pezones? No sé cuánto durará la foto en el Facebook de la joven del puño en alto y las tres letras de un “Libera el pezón” en verde, pero lo que sí puedo asegurar es que su decisión de publicar ambas fotos es un acto de empoderamiento y de libertad. Disfrutar su libertad no se trata de algo incorrecto, sino de un derecho.


Tráiler de la película Free The Nipple

“En el fondo es una cuestión bastante simple, basada en una mercantilización del cuerpo. Hay mucho dinero que trata de esconder el pezón: si permitiesen el topless, llegaría un punto en el que la gente se cansaría de verlo y dejaría de ser un tabú y ahí perdería todo ese valor sexual de cosificación femenina que hay en la industria. Por eso el pezón es un símbolo que necesita América. Ver un montón de tetas por todas partes para que superen esta mierda de una vez. No es solo ir en topless para conseguir igualdad respecto a los cuerpos, hay mucho más detrás” Lina Esco, directora de la película Free The Nipple.

Anuncios