Etiquetas

, , , , , , ,


Give Mom Back Her Name

En Egipto y en muchos otros países de Oriente Medio existe un peculiar tabú que consiste en que no se puede decir el nombre de la madre en público, pues su nombre puede llegar a ser objeto de burlas y de vergüenza fuera del ámbito privado. Con el paso del tiempo su nombre acaba siendo olvidado y pasan a ser “la madre de X” (la madre del hijo mayor).

My-Mothers-Name-IsLa iniciativa “Give Mom Back Her Name” (que tu madre recupere su nombre), impulsada por ONU Mujeres, tiene por objetivo erradicar este tabú y que las madres tanto de Egipto como del resto de países de Oriente Próximo recuperen su identidad en la esfera pública. En este proyecto ha colaborado IMPACT BBDO Dubai, organización que también quiere dar voz a las mujeres del mundo árabe y visibilizar la lucha por los derechos de las mujeres y la igualdad de género.

“El nombre de una mujer nunca debería estar asociado con un sentimiento de vergüenza. Este año, en el Día de la Madre, reclamamos que las mujeres sean reconocidas por su papel como mujeres y no solo por ser madres de su hijo mayor”, explica Mohammed Naciri, director regional de ONU Mujeres.


#MyMothersNameIs

La campaña fue lanzada el 21 de marzo, coincidiendo con el Día de la Madre en Egipto y pretende llegar a otros países del mundo, para dar voz a miles de madres que carecen de ella y con el paso del tiempo perdieron su identidad.

La iniciativa consiste en cambiar la foto de perfil de Twitter por el nombre de tu madre y difundir la campaña a través del hashtag #MyMothersNameIs.


Las madres son madres pero también mujeres

Las madres, al igual que nuestros padres, son esos referentes que marcan el transcurso de nuestras infancias y que dejan una profunda huella en nuestros corazones. Con sus virtudes y sus defectos, son fuente de valores, de conocimiento, de amor, de felicidad, de seguridad y de educación. Son los motores de un mundo cíclico en el que nacemos, vivimos y morimos para dejar paso a nuevas generaciones de niños y niñas que tendrán la capacidad de cambiar el mundo si se lo proponen.

Nuestras madres (y nuestros padres) son reflejo de un mundo a pequeña escala, ese barco en el que surcamos ríos y mares desde el día en que venimos al mundo y poco a poco vamos aprendiendo a manejar las velas hasta que nos llega el turno de elegir nuestra propia barca para recorrer el mundo con esas brújulas mágicas que nos enseñaron a descifrar en la más tierna infancia.

carmenPero además de madres, esas figuras que quizás encarnen -o no- a nuestras heroínas, también son mujeres en carne y hueso. Son seres maravillosos que merecen nuestro respeto, amor, admiración y empatía al igual que cualquier otra mujer, madre o no. Nadie, absolutamente nadie merece ser borrado del mapa social por el hecho de ser mujer y no hombre, ninguna mujer debe ser tachada de inferior por haber nacido con un cromosoma X en lugar de un cromosoma Y.

Ninguna mujer debe ser reducida a simple “madre de”, pues antes que madre es mujer, persona, ser humano y libre. Ninguna mujer merece ser humillada, vejada ni ridiculizada y absolutamente ningún hijo ni ninguna hija deberían sentirse avergonzados de haber venido al mundo en el seno de una familia en la que una gran mujer lucha por dar una vida digna a generaciones futuras que tienen el poder de que las cosas cambien y el mundo sea más humano en un futuro.

Ni vergüenza, ni burla, ni ridículo, sino orgullo, orgullo materno, orgullo femenino y por encima de todo, orgullo humano, porque todos y todas merecemos una vida digna en la que absolutamente nadie niegue nuestra existencia y nuestro ser. Deberíamos sentirnos orgullosos y orgullosas de decir el nombre de nuestras madres en alto, de gritarlo al cielo y liberar a las mujeres del mundo de las cadenas que la propia sociedad les ha obligado a arrastrar en una cárcel cuyos barrotes esconden las letras de un nombre silenciado.

“Ser mujer en el primer mundo es difícil pero serlo en el resto del mundo es heroico” Ángeles Perillán


A todas las mujeres que hacen de este mundo un lugar maravilloso, gracias.

Anuncios