Etiquetas

, , , ,

“Discutir con los contestadores automáticos, lo hacen las señoras”; “Busco una niñera muy guapa y muy sexy. Jamás lo dijo una esposa”; “Una mujer los maneja con un dedo, al hombre y al ipad”; “Son difíciles de entender pero necesarias, las matemáticas y las mujeres”; “Guerra de sexos”… Estas son algunas de las perlas con las que nos ha deleitado un programa que lleva en emisión desde mi infancia. Una amplia colección de joyas sexistas, machistas y también homófobas, ideal para los niños y niñas que después de clase ve La Ruleta de la Suerte a la hora de la comida.

Por si los maravillosos e instructivos mensajes de los paneles no fuesen suficiente, la guinda del pastel la pone el productor del programa al elegir a una mujer florero como adorno que forme parte de la cuadrícula de cada panel. Si no es ni presentadora, ni co-presentadora, ¿entonces qué es? ¿Azafata que se contonea y de vez en cuando y apoya la mano en el panel para hacer magia y up, voilà, aparece una consonante de la nada? Desde luego, un programa con mucha miga en cuanto a aberración de la mujer se refiere.


“Discutir con los contestadores automáticos, lo hacen las señoras”

ruleta2

La Ruleta de la Suerte me ha hecho redescubrir el mundo y no sé cómo agradecerle que me hubiese librado de esa venda que llevo portando en los ojos desde tiempos inmemoriales. Yo siempre había pensado que la impaciencia era cosa de ambos géneros, pero por lo que se ve las mujeres son las únicas incapaces de estar una hora al teléfono escuchando de fondo el contestador automático de la compañía de turno.

Si es que es para sacarse el sombrero ante los hombres, porque desde luego, estar aguantando una vocecita monologuista que nunca se calla y no sabe interpretar tus preguntas, es digno de admiración. Aunque ahora también me cuestiono si eso de sacarse el sombrero es cosa solo de hombres o las mujeres también pueden hacerlo. Tendré que consultarlo, no vaya a ser que esté metiendo la pata y ataque a mis congéneres ofendiéndolas por medio de la lengua.

Con todo, volviendo a la frase inicial de ese programa educativo de ruletas de colores, me fijo en el curioso detalle de que son las “señoras” las que discuten con los contestadores. ¿Y entonces las mujeres que no son señoras? ¿Debería interpretar señoras como “mujer adulta casada” o como “mujer adulta casada que además es ama de casa y como se aburre tanto no tiene otra cosa mejor que hacer que llamar a Movistar y ponerse a gritarle al teléfono”?

Los psicólogos y terapeutas de nuestro país deberían forrarse, porque está claro que si estoy predestinada a la impaciencia telefónica debería ir pidiendo cita para no formar parte del grupo de señoras locas al aparato. Cuánto tenemos que aprender de los hombres…


“Busco una niñera muy guapa y muy sexy. Jamás lo dijo una esposa”

ruleta

A ver, yo no sé la gente normal, pero si yo tuviese que dejar a mis hijos a cargo de otra persona mi objetivo sería centrarme en encontrar a alguien capacitado con el que las criaturas se vayan a sentir a gusto, ya sea hombre o mujer. ¿Por qué tiene que ser necesariamente una niñera y no puede ser un niñero? Probablemente me costaría más encontrar a un varón dispuesto a cuidar de mis niños, pero no por falta de hombres que no tengan mano para los niños, simplemente porque parece que solo una mujer puede desempeñar el trabajo de niñera, como si solo una nosotras tuviésemos derecho a soñar con ser Mary Poppins por un día.

Y vamos, la persona que se decante por una niñera u otra en función de los niveles de belleza y del grado de atractivo sexual, me parece la mayor equivocación del mundo, como si la guapura y las curvas la convirtiesen en buena cuidadora. Además, que no vale “guapa” ni “sexy”, tiene que ser “muy guapa” y además “muy sexy”. Que me expliquen a mí dónde encontrar una mujer así o más que dónde encontrarla, qué mujer se ajusta al modelo de “muy guapa y muy sexy”, porque con la diversidad que existe, muchas mujeres no encajarían probablemente en el molde.

Parece mentira que a día de hoy siga habiendo personas incapaces de darse cuenta de que el canon de belleza está pasado de moda. Cada persona tiene sus gustos y lo que para mí puede convertir en guapa a una mujer para otra persona puede ser un rasgo que pase totalmente desapercibido. Pero bueno, que eso, que nunca te acostarás sin saber una cosa más y tengo que ir asumiendo que si algún día me veo en la situación de buscar niñera saldré a la calle con libreta y bolígrafo y haré la pregunta del millón a cada mujer que pase por delante: “¿Eres muy guapa y muy sexy?”. Luego ya si eso le pregunto si quiere ser niñera, pero estaré más que satisfecha si encuentro a una de esas mujeres muy guapas y sexys de las que hablan en La Ruleta de la Suerte.

“Jamás lo dijo una esposa”, afirmación tajante y completamente heterosexual, como si todas las esposas sobre la faz de la Tierra solo tuviesen ojos para los muy guapos y muy sexys del sexo opuesto (aunque ahora me entra la duda, ¿si tuviese que buscar un niñero, también tendría que meterme en el berenjenal de encontrar a uno muy guapo y muy sexy? En fin, menudas complicaciones de primer mundo).

Está claro que no soy defensora de la infidelidad y no pretendo animar a que las lesbianas o bisexuales se busquen a una niñera con la que ponerle los cuernos a su mujer, pero me parece injusto descartar todas las posibilidades que se pueden dar, ya que no existe un único modelo de familia.


“Una mujer los maneja con un dedo, al hombre y al ipad

ruleta4

Llevo como una hora intentando manejar el ipad con un solo dedo y me las vi y deseé para no acabar cargándomelo, aunque creo que esa habría sido la menor de mis preocupaciones. Si no soy capaz de controlar el ipad con un único dedo, ¿entonces he vivido una mentira durante estos 19 años de vida? ¿Acaso no soy una mujer?

Ya ni me he planteado intentar manejar a un hombre con un dedo. ¿Eso cómo se hace? ¿Estilo mando a distancia o hay algún botón oculto en el cuerpo masculino que lo active y desactive? ¿Tienen reconocimiento de voz? ¿Tengo que usar el dedo modo varita de Harry Potter? Parece mentira que un programa aparentemente tan sencillo me haga pensar tanto y que se vengan abajo todas las verdades que creía indiscutibles.

O quizás la cuestión no sea que soy un hombre creyendo vivir la vida de una mujer, puede que sí sea una mujer de los pies a la cabeza pero que mi dedo sea el problema. ¿Existirá algún tipo de especialista que me recomiende algún tratamiento? Yo quiero ser una mujer completa, aunque en verdad no sé si me agradaría mucho eso de tener que manejar durante el resto de mi vida a los hombres como si fuesen corderitos sin rebaño. Menudo tostón, habrá que dejarles un poco de libertad, dudo mucho que a ningún tío le agrade que le estén todo el día encima señalándolo con el dedo para que de un paso y luego otro.

Yo he conocido a muchos chicos y no he visto necesaria la intervención de ninguna mujer para que lleven una vida de lo más normal. Madre mía, igual es que esconden algún mecanismo interior que les permite sobrevivir sin la presencia de ninguna mujer en sus vidas. ¿Y si son alienígenas con engranajes por corazón? Ahora tendría más sentido lo del personaje de hojalata que Dorothy se encontró en el camino de adoquines amarillos. Si es que ahora lo entiendo, ¡fue una precursora! Él se estaba muriendo, ya no quedaba aceite para reactivar ese mecanismo interior y ella accedió a ayudarle. ¡Primera mujer de la historia en manejar con un dedo a un hombre! Y porque por aquel entonces no se había inventado todavía el ipad, que seguramente también habría sido una contemporánea de su época en el manejo de tablets. Aunque no sé si lo de sentir admiración por ella me convence…


“Son difíciles de entender pero necesarias, las matemáticas y las mujeres”

rule

Eso de que son difíciles de entender, depende, porque matemáticas hay muchas. Hace tiempo que no piso una clase con encerados plagados de números y signos varios, pero está más que claro que trigonometría no es estadística y geometría no tiene nada que ver con álgebra. La matemáticas son igual de variadas y variopintas que la propia lengua, no hay una Matemática. Además, la dificultad de comprensión va en función de la capacidad de cada persona y de los gustos individuales (seas hombre o mujer). Pero bueno, tendré que consultarlo en el diccionario, porque imagino que todas las afirmaciones que figuran en los paneles estarán respaldadas como mínimo por la Real Academia Española e imagino que para una frase como esta habrán hablado también con especialistas del campo de las matemáticas (¿o la Matemática?).

En cuanto a las mujeres, a ver, fáciles de entender no son, ¿pero como puede pasar con cualquier otra persona, no? ¡Somos seres humanos! Si a veces no me entiendo ni a mí misma, ¿cómo puedo pretender que otra persona me entienda? Qué dura que es la vida del ser humano que intenta entender a una mujer…

Aunque el inventor de la frase desde luego no solo se quedó bien a gusto diciendo que las mujeres somos incomprensibles, sino que está tachando a los hombres de simplistas. No sé qué es peor, si que te tomen de simple o de complicada…


“Guerra de sexos”

rule - copia

Y dale con la guerra, es que no se cansan, no tiran la toalla… Por dinero la gente hace lo que sea. Yo que odio con todas mis fuerzas la industria armamentística… Pero por lo que veo no les llegaba con Oriente Medio que ahora también se quieren abrir al mercado por géneros. Si es que así desde luego que se forran, hacen su agostillo en el mes de abril. Aunque son unos ilusos los altos mandatarios de traje y corbata, porque están condenados a la autodestrucción de la empresa.

Si hay una guerra de sexos, todos los seres que habitan este planeta estarían armados, ya sea con armas clandestinas o armamento conseguido por la vía legal. Si nos empezamos a pegar tiros los unos a los otros, el negocio de la pólvora y las metralletas se va al garete. Por haber no habría ni trabajadores en las fábricas (la mano de obra también tendrá que defenderse, ¿no?).

Pues nada, yo creo que me voy a ir buscando una caverna de estas que habrá por la zona y me esconderé en una esquina hasta que llegue el aire del cambio si para entonces la humanidad no se ha auto-exterminado. Porque lo que tengo muy claro es que no pienso gastarme ni un solo céntimo en la más barata de las pistolas. Llevo siendo pacifista durante toda mi vida y no voy a cambiar de convicciones porque me lo digan en un programa que depende de algo tan irracional como el azar.


Mujer florero en envoltorio de caramelo

paloma

Trabajar en La Ruleta de la Suerte como azafata tiene que ser uno de los trabajos más duros de este mundo, más que el de presentador o presentadora, que aunque gasten saliva y tengan que estar poniendo buena cara a los concursantes durante los 45 minutos de programa o lo que sea que dure, no tienen que ir embutidos en vestidos de palabra de honor tapando lo justo para que no se vea media nalga.

Es pasmoso, al plató de Atresmedia nunca llega el invierno. Paloma, la que durante nueve años se dedicó a hacer emerger las letras en el panel con un toque de mano, casi siempre lucía vestidos por encima de la rodilla como si siempre fuese verano en Madrid. Por no hablar de esos taconazos que la pobre mujer siempre tenía que lucir. No puede ser sano pasarse tanto tiempo de pie con semejantes zapatos. Las que salen en fin de año y luego acaban descalzas con los tacones en la mano al menos tienen poder de decisión antes de salir de casa con el modelito de turno, pero las azafatas como Paloma no pueden elegir entre comodidad y aspecto burbuja Freixenet sin los dorados del champán.

Nunca he deseado que Paloma acabase formando parte de la larga lista de parados Marca España, pero en mi opinión La Ruleta de la Suerte podría funcionar perfectamente sin la presencia de una azafata caminando de un lado a otro del panel. Hoy en día existen todo tipo de modernidades y no es indispensable que una mujer envuelta en papel de caramelo tenga que pasearse por delante de una pantalla que se puede encender y apagar sola. Lo peor de todo es que parece que forma parte del decorado del plató, el siguiente paso sería que le pusiesen ropa a juego con el azul y el amarillo del panel.


Modositas, sexys y tontas

Paloma ya es agua pasada y ahora ha llegado el turno de Laura Moure, una jovencita que debe de pensar que está haciendo una gran labor por la humanidad tras haber sido reclutada para convertirse en la nueva mujer reclamo de un programa machista que atenta contra su integridad como mujer y persona. Sin embargo ella parece celebrarlo y hacer alarde de la imagen de chica modosita, sexy y tonta que parecen querer proyectar este tipo de programas. Basta con analizar el modo en el que el cámara grabó su llegada al plató el día de su presentación. Mover la cámara de arriba abajo para que la gente desde sus casas pudiese tener una visión panorámica del cuerpo de la chiquilla que se puso a girar para que también se viese su espalda y los contornos traseros de cintura para abajo.

Lo que me chirrió fue esa actitud suya de quedar de negada e inútil en su propio trabajo sin ni siquiera haber empezado a moverse por delante del primer panel. Decía no creerse capaz de estar allí… Una de dos, o estaba todo planificado para que se mantuviese fiel a su rol de chica cabeza hueca -porque ya se sabe que belleza e inteligencia no parecen acabar de cuajar en los medios de comunicación- o la pobre mujer tiene un complejo de inferioridad que sería para consultar en el médico. Porque es muy triste que una mujer se exponga de ese modo ante toda España (o la España que en ese momento estuviese delante del televisor aumentando la audiencia de ese maravilloso Antena 3 al que tanto quiero).

Solo espero que Laura Moure tenga dotes de actriz y en realidad simplemente se esté metiendo en el papel que le tocó representar, porque desde luego una mujer tiene mucho más que un par de tetas, un culo y movimiento de caderas acompañado de palmas y sonrisa Profident. Una mujer es mucho más que un simple objeto para el disfrute de la vista de ojos ajenos.

Anuncios