Etiquetas

, , ,

Hoy, 25 de noviembre, es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, pero no debemos convertir esta lucha en otro día internacional más, en otra fecha del calendario marcada en color lila, como los lazos que tantas mujeres y hombres portarán hoy para recordar a la sociedad que en España se vive un auténtica lacra de violencia de género.

Pero España no es el único país, y el 25 de noviembre tiene que celebrarse los 365 días del año, porque cada día más de una mujer es maltratada en este planeta que habitamos, cada día una niña es obligada a casarse con un hombre mayor que ella (sí,esto también es violencia); cada día los hijos de un matrimonio decadente ven cómo el padre pone la mano encima a una madre que necesita ayuda para escapar del infierno en el que ha sido condenada a vivir…

Sin embargo, la violencia empieza mucho antes de que se produzcan los primeros golpes, la violencia de géneo comienza mucho antes de que una mujer tenga que aguantar todo tipo de insultos y de maltrato psicológico. La violencia de género empieza en la más tierna e inocente infancia, en las aulas de institutos donde algunos chicos parecen no tener el más mínimo respeto hacia sus compañeras, a las que ven como seres inferiores a los que pueden tratar como les de la real gana, ya que para ellos un insulto no es maltrato.

Sí, hoy es un día para recordar a las muchas -demasiadas- víctimas de la violencia de género, pero hoy es un día en el que también hay que poner la mirada en la base de la sociedad, en los niños que en un futuro serán adultos -y padres o no, casados o solteros- son maltratadores potenciales que podrían no haberlo sido de haber recibido una educación basada en el respeto, independientemente del sexo del prójimo.

Ayer, hoy, mañana, pasado, todos los días son 25 de noviembre, todos los días debemos portar ese lazo lila, aunque sea invisible, llevarlo en nuestros corazones, impreso en nuestra piel y bajo ningún concepto permitir que ninguna otra mujer sufra, que ninguna otra mujer viva en el miedo y que ninguna otra mujer llore y tenga heridas de las que mane una sangre que nos mancha a todos.

Su herida es nuestra herida.

Cartel creado por Cristina Ferreiro Collados a partir de la canción "Malson" del grupo valenciano  Xeic.

Cartel creado por Cristina Ferreiro Collazos a partir de la canción “Malson” del grupo valenciano Xeic.

Anuncios